Deambulando por esos mundos…

20171206_123508

Parafraseando al ilustre poeta de la calle, Serrat, en aquello de que…”De vez en cuando la vida”, te ofrece la oportunidad de trincar cuatro trapos, media maleta, un billete a cualquier parte y muchas ganas de darte un “borneo”; para refrescar ideas, cargar viejas pilas, o simple y llanamente gozar, en mi caso se juntan las tres, de bellos parajes.

Se sacan mil fotos, a cual más lograda, buscando el mejor momento, el mejor enfoque, que le de la luz, que haya alguna sombra, pero, y sobre todo, buscando ese rato en el que nadie se cuela en el retrato.

Ahí está ella, Torre del Oro, en otros tiempos importante almacén de riquezas para la vida de la ciudad; hoy convertida, pregonan, en museo naval, al lado de uno de esos ríos inmensos de la Península, el Guadalquivir, Betis para los romanos. Podríamos haberle sacado “la tira”, pero con algunas se da a conocer el sitio.

Luego, en días venideros, otros lares, otros momentos… dejo alguno, para que lo disfruten. Torre de la mezquita catedral de Córdoba, bella construcción árabe, en la que, hoy, encontramos bastantes elementos hechos por el cristianismo.

20171209_124031

Anuncios

¡¡¡Tumba, La Lajita!!!

Vela020

Ha, ya, mucho tiempo que las grandes actividades no visitaban los “coles” de estas tierras…, sin ánimo de hacer más pequeñas a otras, por fin, empezamos a ver lo nuevo a vivir por ellos, nuestros y nuestras colegiales y colegialas.

La semana pasada, sin ir más allá, nos trajeron la actividad “7 islas, 7 botes”, en la que, los nuestros, aprendieron a manejar todo un bote de nuestro deporte la “Vela latina”, ataron cabos, contrapesaron barco, se mojaron, como no, al arrullo del agua cristalina.

Luego, ya en tierra, departieron, practicaron nudos, amarraron ideas y, al final, nos sacamos la foto, todos, maestra, maestro, alumnado, monitores y artilugios, quedamos inmortalizados, con la firme promesa de su vuelta, y la nuestra de volver a participar…

Al grito de la maniobra, ¡¡¡tumba, La Lajita!!!

San José de Calassanz, maestro de todos…

CIHnz8sWwAAWIQV

Hoy, ya ayer para todos, los de aquí y los de la “hora más”, se acabó una fecha importante, importante para la gente que nos dedicamos, a diario, a aprender de la gente a la que enseñamos; a enseñar a todos los que necesitan y quieren aprender; a los que disfrutamos siendo vehículos del saber.
Ayer, 27 de noviembre, San José de Calassanz, patrón que, según conveniencias, a veces pasa, o no, desapercibido, pero al que alguien siempre, con gran valía recuerda; patrón de los maestritos, maestristas… y de todos los que, con gran esmero y afición, nos dedicamos a esto de la escuelita… al maravilloso arte de compartir y entregar conocimientos.
¡Felicidades para todos ellos!, a los de ayer, a los de hoy y a los que vienen por el camino… gracias a todos por estar ahí…

Tendida, playera, bajo el sol

1324

De muy buena mañana, rito ancestral, de a poquito, la luz hace clara la noche, el solete, escondido tras los edificios, baila sus sombras que proyecta hacia el fin.

Amanece, la playa se va llenando de vida, las últimas tinieblas despedazan un último suspiro, llega el nuevo día. -baile de luces-, revolotea la espuma, el agua brinca, la arena se baña…

Escondidas en los rincones, se secan las últimas gotas del rocío que reflejan, tímidas, el astro que se levanta.

En medio del agua una peña, La Vieja, en la orilla la gente empieza el paseo matutino, se va llenando de vida, -otra ola-, de luz, nuevas gotas salpican el aire, llenan el espacio que ahora es del aire, luego…,

El día vuelve, el ruido, murmullos de gentes, más olas… -nuestra playa.

Empezando con rosas…

Rosablogo

Ahora mismo, y sin más esperas, iniciamos nuevos tiempos, nuevos retos, no sé si la casualidad, o tal vez la causalidad, hay un cambio, el viejo se viene para nuevo, y el viejo blog se queda allí, donde siempre ha estado

Comienza su andanza “Arenas y sal”, traerá, todo, comentarios, historietas, fotos de rosas, brujas, monumentos, paisajes, adornadas con su historieta, cuentitos para disfrutar, o no, pero ahí estarán.

Con ganas nuevas y renovadas, para disfrutar haciéndolo y con los que lo miraran, leyesen, comentaran o dejasen testimonio de su paso. También sugiriendo, criticando, para ir, poquito a poco, mejorando.

Sé, positivamente, que queda un largo camino, hay que echarle sus horas, robandolas de donde sea menester.

Espero quedarme, aunque no prometo nada.