En llegando fechas…

La patineta

Ahora que vienen llegando las fechas propicias del regalito, de los Reyes, y, un poco más moderno del Papá Nöel, me viene, como siempre, algún recuerdejo a la memoria, tiempos que ha mil y un siglo que pasaron, años de mucha felicidad en la que los niños, con poco, ya íbamos. Ese año, no sé si 69 o 70, ellos, los del camello, me dejaron una patineta, igual no se corresponde a la imagen, pero, a buen seguro, parecida. Fue un regalo sudado, todo el mundo me vacilaba, yo era muy crío, me daban la vara, «que los reyes te van a traer… no sé que historia», pero, el día mágico, a eso de las siete, allí, escondida tras una cortina, estaba ella. Como a buen niño, la cara se me llenó de luz, la sonrisa rodeaba todo el salón y las risas, fiestas y alborozos, podían inundar el pueblo entero.

No voy a hablarles del regalo, ya lo ven, al final era «mío, solo mío». Luego del desayuno, bajando los escalones de tres en tres, de cuatro en cuatro, ¡zas!, la calle, ¡por fin!, por delante, toda la mañana, ¿caminos?, cualesquiera. Arriba, primera patada, el llano, mi primera cuesta, la primera curva, ¡uf!, ¿estaba yo preparado para tantas emociones?, hoy pienso que no, cuando eres niño todo te da igual, solo piensas en disfrutar, ¡a tope!, el parque, los amigos, la mirada del listillo que ya iba de bici, alguno sentiría, digo yo, algo parecido al «¡yo también quería una!», a mi, a mi me daba igual, yo tenía la mía, y… con trece años, quién piensa ni tan siquiera en compartir…

Luego vendrían otras aventuras, otros caminos, otros viajes más o menos peligrosos, más o menos dulces, más o menos, sí, así eran las cosas. Al tiempo vendría la gran aventura, subir a la montaña por caminos y veredas, para, como un loco, bajar aquella carretera de curvas a la izquierda, llegar al pueblo, con una desmesurada velocidad, después de cruzarte con algún coche y alguna guagua que hacían el recorrido a la inversa, a la llegada, encontrarte al guardia que vigilaba ese tráfico y que desde lo más profundo de su garganta nos gritaba…

-¡Se van a mataaaaarrrr!

Cuesta abajo, sin bajar el ritmo, llegábamos a ese parque, donde, una vez aparcado el endemoniado vehículo, comentábamos, cada uno a su modo, como le fue en la carrera; los chicos asombrábamos con las historias de los grandes, embelesados oíamos su carrera, entre tanto, algún chico contaba la suya, todo un privilegio, los demás casi envidiábamos la oportunidad, pero no se estaba menos atento. Algún grande miraba y nos veía como «madera de futuro», con la sonrisa de la veteranía. Luego, cada oveja a su corral, -ya nos veremos, más tarde, cuando las luces den los primeros destellos a la oscuridad.

Otros días experimentábamos nuevos caminos, salidas cercanas, con cuidadín, era carretera limpia, aunque, por aquellos entonces, el tráfico era esporádico, había que andar e ir con cuarenta y cuatro ojos. Uno, dos, o tres kilómetros fuera de nuestro casco, algún día, quizás, entre rutas nos íbamos a otros pueblitos, bajábamos en el patín y subíamos caminando, a esas edades y por el gusto, la cuesta no cuesta; todos los patineteros no acudían, sólo los más atrevidos, entre ellos el que esto escribe, aventurábamos nuestras ganas.

Llegaba enero, empezaba el cole, el vehículo en casa, si acaso en el finde, nuestros mayores la usaban como premio o castigo, según «los beletines» de notas, cada quince días nos jugábamos el sí o el no del uso. Aunque sólo fueran ese par de días, nos llenábamos de ella como si fuera el último día, como dice la gente mayor «como si no hubiera un mañana». Al tiempo nos fuimos haciendo mayores, nacieron otros intereses, algún amigo te dejaba su bici, y también terminarían aparcadas en casa. El colegueo, la calle, los casinos y pibitas, despertaron esas nuevas ganas y ambiciones.

Gracias por leerme…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s