Recopilando momentos… por el norte.

 

Luego de tanto esperar por ellas, van y se acaban, lo de siempre, lo bueno, si es bueno, dura menos; se va en medio suspiro, se aligera demasiado, en fin, lo de todos y cada uno de los años ya vividos; eso sí, intensas, aprovechadas hasta el último de sus segundos, llenas de grandes y muy buenas cosas: playa, sol, buenas viandas, descanso… vida de la más pura holganza, y, como colofón, “el viajito”, que no nos falte. ¿Qué contar para no ponerle los dientes largos al posible lector?, para no herir susceptibilidades, para no aflorar ciertos sentimientos nada recomendables y sí muy complicados.

Viaje aprovechado hasta sus últimos momentos, un viejo anhelo, el País Vasco… tierra de la que tanto se ha dicho, escrito, hablado; mil hechos rondan su historia, enigmas de tiempos, pasados que podrían ser parte de su presente y que, sin duda, formarán serán parte indiscutible de su futuro. Disfrute “a tope”, oferta de miles y diezmiles de cosas: ricos paisajes, bellas playas, miradores naturales de las más diversas lejanías, caminos fáciles, postales que casi pintan su forma de vida, gentes de toda condición que disfrutan de lo suyo, que, en algún estado de ánimo, comparten, con aquellos que lo quieran admirar por lo que es; ese todo necesita  tiempo para gozarlo, desde todos y cada uno de los sentidos. Perdiéndose desde las nimiedades hasta las grandes puestas.

Hemos recorrido muchos caminos, visitado lugares, emblemáticos o no, con paradas en sitios recónditos a refrescar, estirar piernas, tentempié, o sólo por el mero placer de salir de carretera a tomar el aire, a disfrutar de la naturaleza, en estado puro, y, luego, seguir. Así, día a día, un poquito del lugar, para verlo habrían sido necesarios más días, hay mucho que ver. De cada pueblo lo más significativo, de cada capital los lugares que acostumbramos a ver, año a año, en la tele. Y, como extra, alguna capital fuera del ámbito comunitario, pero no con menos sabor. ¿Cómo incluir aquí todo lo que ofrecen los distintos lugares?, un poco difícil. Habría que ir describiendo cada uno por separado, uvas en  Logroño, Ría en Bilbao, Plazas en Gazteiz, San Fermín en Pamplona y, al fin, La Concha, San Sebastián, en todas su interesantísima gastronomía, sus caldos y sus platos lugareños, no lo cuento hay que verlo; cosas bellas plasmadas en el tiempo.

Nos vamos, no sé si volveré, quiero que sí, ahora tocaría ir viéndolo, de a poquito, por separado y cada una con su tiempo. Yo ya me voy, aquí les dejo las estrofas de una vieja canción de aquellos impresionantes parajes, trenes que nos llevan al carnaval, trenes que rulan por sus vidas….

“Los pintores de Vitoria
han terminado ya de pintar,
las Estaciones de Achuri
y Amara en San Sebastián.
Guía, guía maquinista
a toda velocidad
que la máquina del tren
se va a parar….
Y nos vamos a Vitoria
a pasar el Carnaval”

4 pensamientos en “Recopilando momentos… por el norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s