Las que a la puerta asoman…

 

 

 

Largo es el camino, lento y a veces pesado, según quién o qué lo mire; el reloj, almanaque y ganas, parados en un compás de espera… perdidas en un semitono, de nota mayor o menor, depende del intérprete, pero nota, al fin, al cabo… en toda la acepción de la palabra. Pero, ya se ve el final de éste, que no son todos, que quedan más, otros derroteros, tiempos a venir.

Ha sido, aún así, también alegre, corriendo cuando no lo necesita y lento buscando el “¡ya se acabó!”, fin que no llega, burlón. Empezó, allá por septiembre y no vino con las uvas, llegó con la mala gana de romper el verano, tiempo de holganza, bermudas, cholas y alguna birreja para el refresque, también lectura y otros medios de ocupamiento cultural; sin embargo, todo se acaba, ¿cómo contarlo?

Ahora ya nos vamos de vacaciones, dos meses, sí, uno porque nadie sabe qué hacer con tanta gente en bemudas y toalla al hombro en la sala de juntas, y el otro porque, como todos, nos toca, por ley, no porque seamos más o menos guapos, ni mejor que nadie; también merecen, luego de diez meses y merecemos, un tiempo de relax, cargar nuevamente pilas, buscar nuevas energías de continuidad, para que cuando llegue su hora, no se noten las diferencias, que podamos seguir, formándolos, aprendiendo junto a ellos, sintiendo sus ganas, sus inquietudes, y… así seguir… por ellos, para ellos, por nosotros, por todos…

¡¡¡Felices vacaciones!!!, volveremos, no vemos, en septiembre.

2 pensamientos en “Las que a la puerta asoman…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s