Tantas pasadas y…ya, acaban

 

Van pasando los años, uno más y uno menos, según se mire, no sé si un poco más viejo o al viejo le ha caído otro año, tengo la cuenta perdida, y la verdad, no me preocupa, ellos han ido pasando, instalándose, cayendo en mi o sobre mí o, a lo mejor, por mí, lo dejo al gusto de quien pudiera leerme o al mío propio por ser quien esto escribe, me asisten los derechos de autor.

Y llegó, fiesta del “Día de Canarias” ataviado con el traje típico, que no tiene nada que ver con el original, los kilos, el desgaste, el paso del tiempo, todo, han ido cambiando el primer chaleco, pantalones… camisas… Del original, sólo el sombrero, al que le cuarentean los años parando el paso del tal tiempo. Y que complementó el viejo, el menos viejo y el actual traje, de fiestitas, romerías, bailes de taifas o algún intercambio multicultural que otro. Y lo celebramos, tantas y cuantas veces se dio la oportunidad, por todo lo alto, como se merece, con nuestros cantos, bailes, juegos, teatrillos, y, como no, degustando nuestra comida típica… papitas, mojitos, pescadito y un buen refresco, para bajar el entullo… y luego seguir, luciendo el día, fotos, algunos vídeos, tecnologías tenemos, y los últimos cantos…

“Esta es la parranda que va pa…”

Gran día, de disfrute, gente dando muestra de sus ganas a otra gente, gente que mira, que aplaude, que zapatea al ritmo de los cantos, bailes y otros menesteres musicales; chavalines que hacen las delicias de quienes los miran, mil cámaras escondidas en otros tantos telefonillos, insisto, tecnología punta, todos estamos a la última, a cual mejor y  más valioso. Luego, juegos, tradiciones perdidas en la noche de los tiempos, cosas de cuando éramos tiernos críos: carretones, el trompo, el palo, la guerra en cartón, el corro de la papa, y un matarile, de los que van al fondo del mar a buscar no sé que llave.

Y así va pasando la mañana, minutos y minutos de divertimento, ¡todos disfrutamos!, en algún momento, alguien recuerda a otras gentes que también pasaron, que cantaron, a pleno pulmón, sones de por aquí, folías dulces, polkas de añoranza, saltonas piconas…, algunos chavales, el ayer, han venido, están disfrutando con todos nosotros, otros ya son padres, de los niños y niñas que son los auténticos protagonistas del divertimento; miles de recuerdos, de emociones en directo… Poco a poco, va finalizando la fiestita, a nosotros nos queda recoger restos, mobiliario, músicas que han sido parte fundamental de todos los momentos vividos. Al rato, ¡todo está vacío! el viento, en mágicas alas, se lleva  las últimas notas y aromas de frescura del tenderete, ya ahora finiquitado ¡volveremos! Alguien, en su labor, canta un último verso…

A Fuerteventura fui,

a beber leche de oveja

un palo me dio la vieja

que hasta las estrellas vi…

Empezamos a preparar la que viene… ¡disfrútenlo!

2 comentarios en “Tantas pasadas y…ya, acaban”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s