Cosas del tiempo en el tiempo

Aún, pasado el tiempo, recuerdo aquellos, esos y otros momentos; la escuela, como éramos, como vivíamos, infancia, niñez y comienzos de la pre…, esa que nos convierte en insoportables, caprichosos, rebeldes sin causa, testarudos y tostones, adolescencia al fin.

Aquellas mañanas, envueltas en la bruma de la helada, tejados soltando gélidos goterones, algún despistado copo, resquicio de la fría noche, en la que nosotros, entremetidos en duras borras, intentábamos buscar el calor que no había, invierno. Luego, ya amaneciendo, aquel agua, helada, que lavaba las últimas legañas, un buen tazón de leche ardiendo, pan, con… lo primero que había, y salida, estampida hacia esa escuela.

Calles llenas de charcos, mil y una bota de goma, “katiuska”, saltaba y resaltaba, hasta que el charco quedaba en nada, luego, otro y otro más. En la puerta nos esperaba don, con su bigote y unas patillas que le ponían aspecto de policía, juez y verdugo. Ante unos chiquillos medio asustados y siempre sorprendidos. En el fondo, si había suerte se quemaba, en el brasero, un puño de carbón, que ahumaba, más que calentaba. Los chavales, que la coeducación no existía, nos sentábamos en pupitres biplaza, nuestro escondite, en ellos pasábamos horas y horas, el cole era de mañana y tarde. Por sus bordes se leía, si no nos pillaron, el nombre, alguna fecha sin sentido y un corazón que sólo era eso, un corazón.

En ellos aprendimos las cuatro reglas, leímos historias inimaginables, escribimos cartas inacabadas, resolvimos problemas imposibles, cien mil dictados, para aprender a escribir, para, luego, copiar las faltas, para releerlos, y volver, hasta que salían bien. A la hora convenida, todo a la “cartera”, la mochila era algo estratosférico… ¡no olviden la tarea, mañana correjimos, el que no la tenga…!, quedaba en el aire la sentencia, cada uno se imaginaba su suerte. ¡Ya nos pondríamos, ya!

La casa, la calle, la escuela… los compañeros, los amigos, el regio maestro, mañana, mañana otra vez.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Cosas del tiempo en el tiempo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s