Lugares de siempre… para disfrutar

 

Por estos lares, mientras el solete tumba sus rayos en tierra, rindiendo honores a mamá naturaleza, siguen, testigos mudos del tiempo, habiendo grandes rincones, casi escondidos, donde se junta la belleza con la paz y el sosiego con el encanto.

Cuando sube o bajas, dependiendo de donde venías, ¡lo ves!, en lo alto de un montañuco, arrente de “La cuesta de la Pared”, está el atractivo, allí, a salida de un restaurante, nos encontramos con la magnífica estampa; es un día de sol, caluroso y alguna calima muy propia de estos rincones isleños. El dicho monte da inicio a la Península de Jandía, por donde, en otros tiempos, mar de norte y sur se unían en mareas muy, muy llenas.

El sitio, Mirador de Sotavento, de cuyo nombre hace gala infinita, invita a sacar el aparatejo y en dos clic-clac, inmortalizar el momentazo, todos a una, luz, sol, paisaje, mar, cielo y nubes, paradas en un instante; luego, una sentada, a disfrutar de una buena comida, en el patio donde se enclava tal minarete, tiene muy buena carta, lo mejor sus especialidades en unos caldosos de arroz, lo que le da el nombre de “los arroces”, o, también, casa Tino, para los que asiduean el sitio.

Disfruten, mírenlo bien, y, si se animan, cuando al paso les venga, no dejen de visitarlo; luego, dejen el documento gráfico, a todos nos alegra la vuelta y el firme propósito de volver a gozarlo.

Anuncios