Un torbellino de buenos recuerdos

Aún está calentito el momento en que, todos a una, el colegio se ponía a la labor de su puesta en marcha… Eran otros tiempos, corría el 2012, casi primavera, ella fue nuestra rosa preferida, mimada por todos, cultivada con los mejores deseos.

Una mañana, muy tempranito, empezaron, sobre palabras, los primeros proyectos… se podría…, o quizás…, lo mejor será…; una a una, salieron las primeras. Algo más tarde, cosa de días ya había una idea firme, hacíamos espacio, sacamos libros, colocamos y, algunos días más tarde, comenzó el decorado y la elección de la mascota: el búho…

Ellas lo trajeron, adornado en bellas telas, el que escribe, desde los confines de sanguglebendito, la BRUJA, distinta, que cambió el medio de movilidad, y que, en algún intento, se aparcó en el muro de la <biblio>, se dejó pintar por los chavales, y pidió el sitio, todo un honor, el que nos brinda con su, ahora inigualable, compañía. En otros rincones acompañan Blancanieves que no se trajo a los enanos y, según parece, los dejó preparando un suculento puchero para todos, Peter Pan, que se dejó a su peña jugando a payoyo, mientras Campanilla no pierde la esperanza de que su luz sea la magia de todos los cuentos… y algún otro que se me queda.

Con el tiempo, se fueron creando, noticiario de pueblo, publicidades del evento, desde su puesta de largo, a la noticia de su pronta inauguración y momento del gran acontecimiento, ¡por fin!, era una realidad, algunos todavía lo seguimos celebrando, con el orgullo de haber hecho un trabajo de y para el futuro. Se contaron muchas cosas, se dijeron más, costó su trabajo, fueron semanas de auténtico hermanamiento, de todos, sin dejar a nadie atrás.

Luego vinieron “Días del libro”, concursos, competiciones “Al mejor lector”, y algunos post que fueron llenando huecos, que contaban cosillas, que abrían expectativas para futuros trabajos, sueños de viejo escritor; animo a mis “compas”, a hacer lo mismo, abriendo canales, enseñando el «¡cómo hacerlo!», con un tropel de muchas ganas, con los mejores deseos de verlas cumplidas.

Hoy, cuando vuelvo, se me juntan, como torbellino, los recuerdos, veo pasar, una a una, las distintas escenas y etapas, los esfuerzos de todos, los intentos de dejarla, y así ha sido, ¡guapa!, buscando ese futuro. Más tarde, algún día, hice un post de lo que siempre ha sido para mi, aquí se los dejo, por si quieren leerlo…


¡Cuántas veces, entre tus hojas…!.

dia-del-libro1

Cuántas veces, -callado compañero-, me perdí entre tus páginas; en ellas fui pirata, romano, camionero, piloto de aeronaves, timonel en submarinos…, millones de cosas.

Viví aventuras imposibles, rescaté princesas, tiré murallas, maté dragones…, viajé a la Luna, conté mares, bajé ríos turbulentos, escalé picos en los confines de la Tierra…

Y también -a buen seguro-  crecí y aprendí un oficio, me hice lo que soy, mi dedicación está impresa en tus hojas; miles de palabras me enseñaron cómo poder hacerlo, sirviendo bien a quien pueda interesar.

Hoy, allí, en honorífico puesto, sigues guardando tesoros, dispones -orgulloso-, en abierta oferta, tu lomo; esperas la oportunidad de ver la luz de nuevo, de volver a ser útil, de dar -de ti- lo mejor que llevas, experiencia, gratitud.


Hoy, después del tiempo, algunos personajes nuevos han venido, que, curso a curso, van llenando nuestra bibli, y nosotros a disfrutar de ellos.

El osito Ñum, Ñum, que con tanto y tanto esmero, creó una de nuestras maestras, ¡gracias por ello, «seño»!

20181102_094909

Anuncios

4 comentarios en “Un torbellino de buenos recuerdos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s